Business Inteligence

El término Business Intelligence se popularizó a partir de los años 90, cuando Howard Dresner (analista del grupo Gartner) propuso el término Business Intelligence como un concepto paraguas bajo el cual se describen conceptos y métodos para mejorar los procesos de toma de decisiones basados en hechos objetivos.

A pesar de esto, 15 años antes que la de Dresner fue Richard Millar Devens en la Enciclopedia de anecdotas en los negocios y el comercio [2] (en 1985) quien dio la definición más intuitiva de Business Intelligence. Devens usó el termino BI para describir cómo un banquero de la época (Sir Henry Furnese) obtuvo mayores beneficios que sus competidores extrayendo y utilizando información sobre su entorno.

De acuerdo con Wikipedia, la definición moderna de Business Intelligence (BI) es:
“The set of techniques and tools for the transformation of raw data into meaningful and useful information for business analysis purposes”.

Más allá de definiciones técnicas y modernas sobre el BI, creo que el mensaje de Devens está hoy más vigente que nunca. Hoy, ya no es suficiente con disponer de forma adecuada de “nuestros” datos de negocio, sino, que hoy más que nunca, la información crucial para nuestro negocio puede estar, precisamente, fuera de nuestro negocio.

Lo cierto es que, en nuestro escenario actual: complejo, en crisis, volátil, cambiante, innovador. El BI debe estar más presente que nunca. Debe integrarse e inter-operar con todos nuestros procesos en la compañía. No nos queda otra, si queremos sobrevivir en el mercado. Hoy, hay que vender más, más rápido, más barato (o más caro), en más lugares, a través de más canales. Deben vender personas pero también las máquinas (mundo digital).

A pesar de que la mayoría de los directivos (C-Senior) de las compañias reconocen esta afirmación, la vieja escuela (entre los usuarios de negocio) suelen argumentar lo siguiente: “el BI no funciona”.

El BI de los 90’s es considerado por muchos como una joya de museo. Un coche de colección que sólo sirve para admirarlo en el garaje. Esta concepción del BI como inservible (la joya de la corona de los departamentos de IT de las grandes empresas) viene respaldada por los números:

Si observamos la línea de tendencia de la palabra clave Business Intelligence en Google Trends [3], observamos cómo el interés por el concepto continúa cayendo durante los últimos 10 años. Sin embargo, es intersante comparar esta curva con la correspondiente al término Data Analysis. El término Data Analyiss muestra una evolución similar a la de BI hasta finales de 2011, donde se produce un cambio de tendencia y su interés comienza a crecer a buen ritmo hasta la fecha. Por último, terminos como Big Data muestran una explosión de interés desde 2012.

Mi conclusión. La definición de Devens está más de moda que nunca pero hemos variado las palabras (los términos). Durante muchos años, los sistemas (que no el BI como concepto) han ido perdiendo adeptos debido a su falta de flexibilidad, altísimo coste tanto de licenciamiento, como implantación y mantenimiento y la mala usabilidad. Pero el motivo más importante, sin duda, para ese abandono progresivo de los sistemas corporativos de BI es que dejaron de dar respuestas a los usuarios de negocio. De alguna manera, se desconectaron del negocio para centrarse en los sistemas, la tecnología y la seguridad, dejando de lado a las personas.

En los últimos años el BI ha sido “technology centric”. Ahora, apostamos por un sistema de BI “people centric” [4].

Para ello, apostamos por sistemas de BI, abiertos a tecnologías de terceros, flexibles y dinámicos. Amigables y usables por usuarios no expertos en tecnología. Apostamos por sistemas de BI, escalables y con capacidad de intergrar información heterogéna y desestructurada. Apostamos por sistemas de BI que permitan al usuario de negocio, construir sus propios “cuadros de instrumentos”, que permitan compartir, colaborar y comunicar historias con los datos. Sistemas BI que respondan, literalmente, a nuestras preguntas de negocio. Por último, pero no menos importante, sistemas de BI que, si bien, han sido construidos desde el usuario de negocio y para el negocio puedan ser escalados hacia abajo (downscale), consolidando en un sistema corporativo, seguro, gobernado y a prueba de fallos.

A todo lo anterior, lo hemos llamado la nueva fórmula del BI. Construir sistemas de BI en aproximación Top-Down o de arriba hacia abajo. Desde el negocio hacia la tecnología con tecnología.

graph-bi
graph-bi-2
graph-bi-3
[1] https://en.wikipedia.org/wiki/Business_intelligence
[2] Miller Devens, Richard. Cyclopaedia of Commercial and Business Anecdotes; Comprising Interesting Reminiscences and Facts, Remarkable Traits and Humors of Merchants, Traders, Bankers Etc. in All Ages and Countries. D. Appleton and company. p. 210. Retrieved 15 February 2014.
[3] https://www.google.es/trends/explore#q=Business%20Intelligence&cmpt=q&tz=Etc%2FGMT-1
[4] https://www.youtube.com/watch?v=_1y5jBESLPE