La transformación digital implica cambios. Cambios que, por cierto, se producen de manera constante y a una gran velocidad. Basta echar un vistazo al panorama empresarial actual y compararlo con el de hace 10 años. Muchas compañías que se encontraban en la vanguardia tecnológica no supieron adaptar sus estrategias a los nuevos paradigmas definidos por la transformación digital y perdieron su posición dominante en los mercados. Por ello, debemos permanecer alerta de manera constante y aplicar con urgencia aquellos cambios derivados del proceso de transformación digital que sean beneficiosos para la compañía. Ello nos permitirá garantizar el futuro de nuestra organización.

Obviamente, abordar la transformación digital de nuestra empresa no es una tarea que pueda realizarse para otro. Requiere de una estrategia que nos ayude a afrontar con plenas garantías los desafíos que implica llevar a cabo esta transformación. Los cinco principales retos a los que las empresas tuvieron que hacer frente fueron los siguientes:

  • Comprender cómo se comportan los clientes.
  • Justificar el valor de la transformación digital cuando apenas disponemos de datos o ROI.
  • Gestionar los riesgos, además de cumplir y afrontar todo tipo de complicaciones legales.
  • Disponer de los recursos requeridos.
  • Hacer que nuestra sea más ágil ante los cambios.

La escasa predisposición de las empresas a cambiar su forma de hacer las cosas, la ausencia de datos e inteligencia, y la falta de tecnología y colaboración entre los empleados son otros de los retos a los que se tienen que hacer frente cuando decidimos transformar digitalmente nuestras organizaciones.

Beneficios

Pese a que transformar digitalmente nuestra empresa no es ni será una tarea fácil, también es cierto que afrontar este reto conlleva importantes beneficios.

  • Según el Grupo Altimeter, la transformación digital hace que la cuota de mercado aumente (41%), que los clientes participen más en los canales digitales (37%), que la moral de los empleados crezca (37%) y que los ingresos sean superiores (32%).
  • La Economist Intelligence Unit (EIU) dice que el 39% de las empresas han progresado sustancialmente a la hora de realizar transacciones en tiempo real, el 32% que han logrado ser más eficientes y el 28% ha logrado nuevos clientes.
  • El 33% de las organizaciones que se han adaptado han logrado desarrollar nuevos canales de venta y el 25% ha mejorado sus procesos de diseño y producción, según la EIU.
  • Las empresas que maduran digitalmente consiguen atraer a los nuevos talentos, según MIT Sloan y Deloitte.