Contar con los mejores profesionales no es suficiente

Una de las claves para conseguir los objetivos de cualquier negocio, empresa o proyecto es el uso del trabajo en equipo. Muchas veces los esfuerzos de las organizaciones han ido encaminados a conseguir que formen parte de su empresa los profesionales que reúnen las mejores habilidades y conocimientos. La gestión de tareas, tiempos, recursos y procesos se ha convertido en algo fundamental. Ya que no siempre los mejores profesionales constituyen el mejor equipo. Individualmente podemos contar con estos perfiles, pero si en la organización no existe coordinación ni herramientas que promuevan y faciliten el trabajo en equipo no explotaremos nunca el verdadero potencial de nuestros mejores empleados.

Como en otras áreas de negocio, la tecnología y las soluciones se han ido imponiendo para conseguir mejorar esta gestión. Este avance ha sido aún mayor desde el inicio del proceso de disrupción tecnológica que vivimos.

¿Cómo nos ayuda la tecnología?

Una de las principales ventajas de las herramientas de las que disponemos para ejecutar y medir el trabajo en equipo se llama Office 365 ya que nos permite trabajar y estar en permanente contacto con nuestros compañeros pudiendo ejecutar, gestionar o analizar cualquier tipo de tarea sin estar físicamente en el mismo lugar y en el mismo momento. Puedes ver algunos ejemplos de todo lo que nos permite desarrollar Office 365 para mejorar la productividad.

¿Qué procesos de trabajo podemos mejorar?

Procesos de trabajoRealmente cualquier proceso es susceptible de poder ser mejorado. Las herramientas de inteligencia analítica y gestión de procesos ayudan en todos los procedimientos que se utilizan para facilitar y fomentar el trabajo en equipo. Las soluciones CRM o ERP integradas con Office 365 poseen una ventaja competitiva sobre cualquier otra, ya que están desarrolladas bajo tecnología Microsoft y su uso es sencillo y familiar. ¿Quién no utiliza ni conoce Word o Excel? Algunas áreas en las que este tipo de soluciones inciden son:

  • La arquitectura de trabajo
  • La comunicación entre los miembros del equipo
  • La toma de decisiones
  • La gestión de recursos
  • La organización de equipos
  • La anticipación de necesidades
  • El proceso de aprendizaje de toda la organización

¿Cómo se debe anexionar tecnología y trabajo en equipo?

Para que este objetivo no fracase es necesario marcar hitos de aprendizaje, mostrar ejemplos prácticos a los equipos de trabajo para que realmente vean de un modo práctico que lo que contamos es cierto y no es simple literatura y trabajar con pequeños “sprints” para alcanzar estas metas. Una vez superada cada parte del proyecto es necesario avanzar.

Los equipos de trabajo deben entender que esto no es una solución genérica sino una arquitectura de soluciones dinámicas que pueden trasformar realmente el trabajo diario de nuestros mejores profesionales.