DataDriven Culture

Nos pese o no, la mayoría de líderes en las organizaciones siguen tomando decisiones basadas en la intuición, el instinto, la experiencia y la suerte. A medida que el mercado se globaliza, se hace más competitivo, más elástico y cambia con mayor rapidez, las antiguas tácticas de toma de decisión se quedan obsoletas. Más aún, el cambio tecnológico que impulsa a los negocios actuales hace inviable, poco efectiva e insegura la toma de decisiones basada en hechos cualitativos, no reproducibles y poco medibles.

Es en este contexto en el que la creación de una cultura de organización basada en los datos añade una ventaja competitiva en cualquier organización.

Si conseguimos dar a las personas clave de la organización el acceso a la información que desean, de la forma en que la quieren y en tiempo real, el nivel de confianza en toda la organización comienza a crecer de forma exponencial.

Nos enfrentamos a un futuro con un océano de datos – generados internamente desde nuestra organización o externamente por otras organizaciones – en el que ya no basta con que una persona experta o un departamento se enfrente y trabaje con esos datos. Para crear una cultura efectiva basada en los datos, necesitamos que todas las personas de la organización sepan entender y analizar los datos en el momento justo y en el lugar adecuado. Todo el mundo ha de compartir conocimiento y esfuerzos para crear un verdadero ecosistema centrado en los datos. Sin embargo, para crear este ecosistema con los datos como centro de masas, la figura del líder o supervisor del ecosistema es vital. Cada vez es más común dentro de las organizaciones contar con un CDO o Chief Data Officer. El CDO tiene la misión de llevar la carga de una cultura basada en los datos. El CDO es el eje para la mejora integral de los resultados, la evangelización con los datos y el apoyo continuo para la gestión y consecución del cambio.

Existen diferentes decálogos sobre cómo afrontar un proceso de cambio cultural centrado en los datos. Si bien, no es el objetivo de este artículo entrar detalladamente en todos los puntos claves de un proceso como este, vamos a repasar algunos de los conceptos que me parecen más importantes para un comienzo satisfactorio.

  1. Es importante establecer una visión clara sobre la estrategia de nuestra cultura de los datos. ¿Optamos por una estrategia altamente gobernada y supervisada de los datos de la organización, o más bien por un concepto más orientado hacia el autoservicio de datos y los esquemas flexibles?
  2. Es muy importante evidenciar la diferencia que existe entre una cultura basada en los datos y el uso intermitente y aislado de herramientas particulares para el análisis puntual de ciertos datos en momentos específicos del año (cierres estacionales, informes aislados o informes ad-hoc).
  3. Para crear una verdadera cultura de los datos (como para crear cualquier verdadera cultura dentro de la organización) es imprescindible compartir experiencias con el resto de líderes de la organización. El CDO es el encargado de dinamizar sesiones con el objetivo de ayudar a los demás a descubrir cómo se imaginan su cuadro de mando o a traducir su problema de negocio en un problema de analítica de datos. Mediante estas experiencias compartidas, no solo creamos cultura, sino que además estaremos dando respuesta a preguntas de vital importancia: ¿Tenemos todos los datos que nos hacen falta?, ¿Son nuestros datos de una calidad aceptable para extraer información valiosa? ¿Disponemos de los datos en la forma correcta? ¿Están llegando nuestros datos a tiempo para tomar decisiones útiles de acuerdo a los cambios del mercado?
  4. Finalmente, una vez que hayamos invertido tiempo y esfuerzo en analizar nuestros datos, evangelizar, dinamizar sesiones basadas en los datos, preparar nuestros sistemas de información para disponer de los datos en el momento preciso y de la forma correcta, no abandonemos. En muchas ocasiones, realizamos ese esfuerzo inicial, para finalmente volver a guiarnos por nuestras intuiciones y experiencias en el pasado. Es de vital importancia, seguir insistiendo, realizar reuniones en los que todos los líderes dialoguen y debatan en base a sus datos, seguir formando perfiles dentro de la organización que crezcan con los datos, fomentar y apoyar programas educativos a diferentes niveles con el objetivo de formar a profesionales futuros, generar visualizaciones que ilustren el uso de los datos, dar ejemplo mediante la toma de decisiones estratégicas cimentadas sobre el análisis de datos, incluir datos en las presentaciones y comunicar de forma amena y sencilla con el apoyo de los datos.

Solo así conseguiremos crear una verdadera cultura de los datos y obtener ventajas competitivas de la mano del Business Intelligence.