Los cambios acontecidos en la sociedad provocados por la proliferación de nuevas tecnologías y la necesidad de aplicarlas en los negocios existentes o de nueva creación han provocado que los departamentos de TI se hayan convertido en uno de los pilares principales de las compañías. Como ya hemos introducido en anteriores posts, el nuevo paradigma que estos cambios han acontecido se traduce en una transformación digital de las compañías y de sus procesos.

En relación a esta tendencia, ha surgido el movimiento DevOps, consistente en la creación de software de una forma más rápida, eficiente y sencilla, a la vez que permite la reducción de costes. Esta imponente metodología ha permitido la unión de sinergias entre los desarrolladores de software (Dev) y administradores de sistemas y operaciones (Ops) hacia la comunicación y colaboración contante.

La respuesta a este nuevo concepto es la reducción o eliminación de las preocupaciones que surgen en la puesta en producción del software en cuestión una vez finalizada la parte de programación de éste, siendo así más fácil la ejecución de los cambios en el software de la compañía al incrementar, gracias a DevOps, la frecuencia de los releases.

¿Cómo aplicar esta transformación en las compañías?

No resulta fácil implantar una metodología de este estilo en una organización, teniendo en cuenta que conlleva una serie de cambios que afectan a la filosofía, estructura y procesos de ésta. Aun así, según un estudio a nivel mundial realizado por la compañía de software CA Technologies, más de un 75% de los altos directivos encuestados consideran DevOps un aspecto imprescindible para el logro de la transformación digital en las organizaciones.

¿Por qué considerar la aplicación de la tendencia DevOps en tu compañía?

Las cifras hablan por sí solas: la implantación de la metodología logra aumentar un 40 % la satisfacción de los clientes, incrementar la productividad de los empleados un 44 %, y, a la vez, reducir un 20 % el tiempo de desarrollo y puesta en funcionamiento del nuevo software.

De modo que es un buen momento para plantearse abordar la adaptación a este paradigma. Para ello, recomendamos hacerlo de la mano de personal experto. En nuestro equipo contamos con especialistas en sistemas y desarrollo de aplicaciones que, junto con perfiles consultores en innovación y transformación digital, tienen por objetivo acompañar a nuestros clientes en estos procesos de cambio y adaptación a las novedades tecnológicas existentes.