La transformación digital es una realidad que afecta a todas las empresas del mundo y que plantea nuevos retos y oportunidades, además de la aparición de nuevos mercados y clientes. Por ello, las estrategias empleadas hasta ahora ya no son válidas para convencer a una sociedad que prioriza la movilidad y la nube sobre todas las cosas.

La nube lo ha cambiado todo

Los dueños de las empresas deben evaluar y comprender el significado de la nube para que la migración de sus negocios sea del todo apropiada. Y es que la nube ha pasado de ser una mera herramienta de software online a ser una solución integral para todo tipo de actividades empresariales. Hace que una organización sea más productiva, crezca más rápido y simplifique todos los procesos relacionados con la tecnología de la información (TI). A ello hay que sumar las alternativas que ofrece a favor del trabajo remoto, cuyas herramientas han multiplicado las posibilidades a la hora de trabajar con otros profesionales itinerantes.

Una apuesta por la movilidad

En la actualidad, más de un tercio de los clientes de las principales entidades bancarias de todo el mundo usan de forma habitual las aplicaciones de banca móvil. Ello no supone que deban abandonarse los canales tradicionales de atención al cliente, sino que se tiene que desarrollar una estrategia basada en la multicanalidad. ¿El motivo? Los clientes interactúan cada vez más a través de los diversos canales existentes. Es decir, realizan búsquedas a través de sus smartphones, tablets y ordenadores, pero también llaman por teléfono o acuden a la sucursal.

El hecho de acceder a este tipo de servicios desde cualquier dispositivo tiene especial importancia en el sector financiero debido a cuestiones de confianza y seguridad, pero también influye la complejidad del mercado. Por ello, las entidades bancarias no pueden renunciar a sus muchos canales de atención al cliente, tanto físicos como digitales.

El ejemplo de Blockchain

Un ejemplo de transformación digital lo representa la tecnología Blockchain, que ya es empleada por numerosas empresas. Para muchos representa la columna vertebral de la moneda virtual Bitcoin, ya permite rastrear en el mundo digital, siempre de manera segura y transparente, la propiedad de los bienes.

Blockchain ha revolucionado la forma de llevar a cabo las transacciones por parte de las instituciones financieras. Y es que ha modernizado todos los procesos financieros, reduciendo los tiempos de espera. Así, las compras y ventas de acciones y bonos, por ejemplo, se realizan en apenas unos minutos, cuando lo normal era emplear varios días. A ello hay que sumar beneficios como la reducción de costes y el aumento de la seguridad, al eliminarse la figura del intermediario o la cámara de compensación, así como los riesgos de fraude.