Proyectos internacionales unilaterales

Cualquier proceso de internacionalización presenta un vertiginoso cambio para las empresas: aprendizaje continuo, trabajo incansable, nuevos retos y por supuesto nuevas e interesantes oportunidades. Es importante tener claro que existen herramientas de apoyo altamente interesantes y realmente accesibles para las empresas españolas y extranjeras.

El proceso de internacionalización y las convocatorias de ayuda

No sólo existen herramientas accesorias de apoyo para el proceso de internacionalización en sí, sino que bajo las convocatorias en los marcos Eureka e Iberoeka, es posible acogerse al apoyo de proyectos de I+D+i internacionales. A grandes rasgos, este tipo de convocatorias son financiadas por los países participantes y en cada caso cuentan con sus propias condiciones económicas. Por poner un ejemplo, en IBEROEKA participan los 21 países que firmaron el Acuerdo Marco Fundacional del Programa CYTED: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Existen convocatorias bilaterales entre todos estos países (sujeto por supuesto a la disponibilidad presupuestaria de cada uno de ellos). Pongamos el caso de una convocatoria bilateral Iberoeka, España-México y veamos las significativas diferencias entre las ayudas en cada país:

1. CDTI ofrece una mezcla de financiación y un tramo de ayuda no reembolsable a los proyectos, que ronda el 22% del presupuesto elegible

2. CONACYT, por su parte, ofrece únicamente ayuda a fondo perdido, por el 50% del presupuesto elegible

La principal dificultad que a menudo encuentran las empresas para acceder a un proyecto bilateral es la difícil “orquestación” de todos los actores. Siguiendo con el mismo ejemplo México-España, podría ocurrir que, por ejemplo, CDTI apoye proyectos que para CONACYT no reúnen los requisitos necesarios. Lo que hasta ahora venía sucediendo en estos casos es que el consorcio al completo se caía. Pues bien, es aquí donde jugaría un papel fundamental la convocatoria promovida por CDTI sobre Proyectos Internacionales Unilaterales.

Los proyectos unilaterales internacionales como alternativa

Los proyectos acogidos a esta línea de ayudas de cooperación tecnológica internacional con certificación y seguimiento unilateral, serán realizados por consorcios internacionales formalmente constituidos, con participación de una o más empresas españolas y de socios extranjeros, fuera del marco de los Programas Multilaterales y Bilaterales en vigor, al desarrollarse la cooperación con entidades de países con los que no existe un marco de cooperación multilateral o bilateral suscrito y/o gestionado por CDTI, o bien por no reunir los requisitos exigidos por las contrapartes de CDTI en los Programas Multilaterales y Bilaterales vigentes. Se trata, por tanto, de un estupendo plan B para los proyectos internacionales que no han obtenido otros apoyos públicos.

Esto abre un nuevo abanico de posibilidades, pero pongámoslo sobre un caso práctico para demostrar el potencial de esta fantástica oportunidad:

Supongamos que una empresa mexicana y una española llegan a un acuerdo para el desarrollo tecnológico o prototipado de un nuevo producto que desean explotar conjuntamente. Se solicita apoyo a Iberoeka en sendos países y CDTI valora positivamente el proyecto aunque CONACYT lo valora negativamente. La empresa mexicana está dispuesta a financiar, bien con sus recursos propios o con otras fuentes de financiación, su participación. La empresa española, solicita acogerse al Programa de Ayudas Internacional Unilateral. Es decir: el proyecto de idénticas características (y esto es necesario para no generar una nueva evaluación “desde cero” por parte de CDTI) al no haber obtenido el sello Iberoeka, se reconduce financieramente para buscar la viabilidad del mismo. Todos los elementos de un proyecto CDTI son necesarios igualmente: acuerdo de consorcio, seguimiento, etc. De hecho, CDTI incluso asiste personalmente al kick off del proyecto en México para llevar a cabo un seguimiento cercano y exhaustivo del desarrollo del proyecto.

El resultado

La diferencia es que un proyecto que anteriormente no hubiera logrado financiación, en este caso tiene más oportunidades de obtenerla, maximizando los resultados de los proyectos de cooperación internacional para las empresas españolas. La nueva convocatoria promovida por CDTI es a todas luces útil y desde luego ha sido diseñada pensando en una necesidad existente para las empresas en proceso de internacionalización. Esperamos que se conozca cada vez más (estamos seguros de que así será) y que las empresas aprovechen todos los recursos a su alcance para abordar con éxito su aventura internacional.