Las compañías están inmersas en un cambio tecnológico constante, que implica que los departamentos de TI ganen en importancia dentro de las empresas. Hoy en día, los responsables de tecnología (CIO), deben tomar decisiones trascendentes para el futuro de la entidad.

Para compatibilizar este factor con la obligación de contener costes y optimizar los recursos de TI, surge la necesidad de colaborar con personal externo que pueda aportar conocimiento tecnológico sobre las últimas tendencias del sector y dar argumentos para la toma de decisiones en beneficio de la compañía.

Los departamentos de TI necesitan tener la información e infraestructura 100% accesible y segura en cualquier momento, pero los recursos personales y herramientas tecnológicas de las que se disponen no suelen ser ni suficientes ni adecuadas. Cuando esto ocurre, hay que analizar cuáles son los servicios core del negocio en cuestión, y valorar aquellos que son interesantes de externalizar, cuáles nos van a permitir mejorar nuestra gestión y centrarnos en el negocio, y en definitiva identificar los que nos permitirán sumar al beneficio final de la entidad.

Conoce las 10 razones por las que tu empresa debe contar con Servicios Administrados de TI

Hay muchas modalidades de gestión, desde la atención de incidencias y peticiones de forma reactiva, hasta la monitorización y actuación proactiva. Incluso la posibilidad de gestionar end-to-end todo el departamento de TI de una empresa. De modo que, una vez definidos aquellos servicios que son susceptibles de externalización, hay que valorar los tiempos de respuesta, expertise requerido, y metodología sobre la que se trabaja para la gestión de todo el ciclo de vida de las incidencias. Formando así una visión global de las posibilidades de gestión existentes, y tomando la mejor opción para el mantenimiento y administración de los sistemas, optimizando los recursos de TI. 

Entonces, ¿por qué externalizar?

Apoyarse en servicios gestionados de proveedores, permite al departamento de TI contener costes a la vez que mejorar la eficiencia de su servicio:

  1. Ahorro en tiempo.
  2. Herramientas de medición y control.
  3. Acceso a personal certificado.
  4. Garantía de disponibilidad.
  5. Anticipación a los problemas.
  6. Y en definitiva mejora en la toma de decisiones y aumento del ROI.

Es por ello, que apostar por un nuevo modelo de servicio gestionados que recoja todos estos aspectos comentados es la clave para el éxito del departamento. Un modelo basado en metodologías ITIL, PMI y CMMI para la gestión, aportando así valor a la compañía, más allá de la tecnología y todo lo que la rodea.