Microsoft Dynamics CRM siglo XXI

Todos tenemos claro que disponer de una solución CRM que nos ayude a gestionar la relación con nuestros clientes, ya sea desde el punto de vista comercial, de marketing o de atención al cliente, se ha convertido en un imprescindible.
Pero también es cierto que no todas las soluciones CRM son iguales, ni todas contribuyen a su propósito (aumentar las ventas y la satisfacción de nuestros clientes) de la misma manera.

Las soluciones CRM llevan presentes en el mercado muchos años, y su evolución ha sido muy notable, al igual que ha ocurrido en el ámbito de muchas otras soluciones de negocio como es el caso del ERP por ejemplo. Y es que cada vez somos más exigentes y necesitamos un mayor nivel de respuesta y de adaptación por parte de estas herramientas a nuestras necesidades reales.

Por todo ello, Microsoft Dynamics CRM se ha convertido sin duda en la solución CRM del sigo XXI, y es que contribuye a satisfacer todas las necesidades de la empresa del siglo XXI. A continuación te explicamos por qué:

CRM Móvil

La proliferación del uso de los dispositivos móviles en nuestro trabajo diario es hoy en día una realidad. Y es que cada vez más necesitamos estar ‘conectados’ a nuestra oficina desde cualquier momento y lugar. No podemos poner límites físicos a nuestro trabajo.

En el caso de las fuerzas de ventas esta realidad se hace aún más palpable, ya que necesitan poder acceder a la información de los clientes y de la compañía en cualquier momento y desde cualquier dispositivo.

Microsoft Dynamics CRM permite el acceso desde cualquier dispositivo móvil, ya sea un smartphone o una tablet, tendremos siempre la herramienta que necesitamos disponible. De esta forma los miembros del equipo de ventas podrán llevar a cabo su trabajo diario con normalidad como actualizar contactos, tareas o reuniones, introducir información sobre cuentas o nuevas oportunidades de negocio, acceder a información pasada de esa cuenta, ofertas enviadas, etc.

Además, la integración con otras herramientas Microsoft, como Skype u Outlook, nos permite realizar llamadas o envío de emails sin salir de la aplicación.

Análisis predictivo

La integración entre el Business Intelligence y las soluciones CRM es imparable. Y es que poder convertir los datos en acciones inteligentes es clave en la transformación de los negocios y la productividad.

Dynamics CRM incluye la gestión de datos y funcionalidades analíticas avanzadas, facilitando que los responsables de ventas puedan predecir las necesidades de sus clientes, generando más oportunidades de negocio.

Integración con herramientas de productividad

Tal y como comentaba Bob Stutz, vicepresidente corporativo de Microsoft Dynamics CRM “La obsesión de Microsoft con el éxito del cliente es la razón de nuestra ambición por reinventar la productividad y los procesos empresariales” comenta. “Dynamics CRM 2016 está diseñado para ofrecer todas las funcionalidades desde un mismo sistema para eliminar distracciones, facilitar la consecución de tareas y aumentar drásticamente la productividad, de forma que nuestros clientes puedan destinar más tiempo a los suyos”.

Microsoft Dynamics CRM se integra con herramientas de productividad como Office 365, e-mail (Outlook) y almacenamiento en la nube a documentación generado con OneDrive. Esto es un punto muy importante, ya que gran parte del esfuerzo y del tiempo de los equipos comerciales se centra en la preparación de documentos como ofertas, pedidos, etc. Y eso puede repercutir negativamente en su rendimiento, ya que es un tiempo que no se dedica a vender.

Por ello la integración con herramientas de productividad como Office 365 es tan importante, ya que permite el trabajo colaborativo entre diversos departamentos de la empresa, que pueden participar conjuntamente en un mismo proyecto, y compartir información y tareas.

CRM Social

Las redes sociales se han convertido en uno de los principales canales de ventas. Es por ello que el CRM del siglo XXI debe ser un CRM Social capaz de integrarse con las Redes Sociales, localizar y contactar a nuestros potenciales clientes y ‘escuchar’ sus gustos y hábitos de consumo, permitiéndonos analizar lo que éstos opinan sobre nuestra marca, y potencias así nuestras ventas.