Afrontar con garantías el proceso de transformación digital de nuestro negocio es fundamental para fidelizar y comprometer al cliente con nuestra marca. Como sabes, se trata de una carrera de fondo que va mucho más allá de un mero contacto. Son numerosos los contactos necesarios para lograr cerrar una venta, tanto de manera personal como a través de internet. Para conseguir el objetivo necesitamos que toda nuestra empresa reme en una misma dirección. De no hacerlo, crear relaciones duraderas con nuestros clientes y mejorar los grados de confianza y satisfacción de estos será prácticamente una utopía.

Como te decíamos, la transformación digital de nuestra empresa es un proceso que requiere de garantías. Debemos elaborar un plan que nos permita mejorar la confianza y el compromiso de los usuarios. Por ello, debemos estudiar en profundidad las decisiones que tomemos. No solo está en juego mejorar los ingresos de nuestra organización, también nuestra capacidad de ser más eficientes y productivos.

Mejora tus ingresos

Todos los procesos empresariales, vayan por un camino o por otro, están encaminados a mejorar los ingresos de la organización. La transformación digital es una vía rápida clave para las compañías que desean tener algún futuro en el mundo de los negocios. ¿El motivo? La tecnología cada vez tiene más importancia en la relación empresa-cliente. Basta ver cómo los usuarios buscan información sobre los productos y servicios que les interesan o el número de transacciones que se cierran a diario en la red.

De todas formas, no todas las organizaciones afrontan la transformación digital de igual forma. Las hay más atrevidas y conservadoras, aunque la disponibilidad de recursos (económicos o tecnológicos) también influye en la toma de decisiones. Existen cuatro perfiles.

Reacios

Pese a que a la transformación digital del panorama empresarial es irreversible, aún existen numerosas empresas reacias a adoptar nuevas tecnologías. ¿El motivo? La frustración. Muchos empleados carecen de formación específica en la utilización de nuevas tecnologías, por lo que la adopción y utilización de éstas puede quedar a medio camino, poniendo en riesgo el proceso de transformación y de mejoría de la productividad. La añoranza por los métodos antiguos, sobre todo si no se lleva un plan de formación integral, puede hacer que nuestros equipos sean reacios a utilizar las nuevas herramientas, lo que derivaría en un fracaso.

Escépticos

Otras organizaciones, en cambio, adoptan las nuevas tecnologías, pero no confían en ellas. La culpa no la tiene la falta de formación (aunque podría ser una de las causas indirectas), sino una serie de prejuicios que les llevan a pensar que estas herramientas no mejorarán los resultados obtenidos con los métodos tradicionales, tanto para la generación de leads como de ventas. Este escepticismo tiene consecuencias desastrosas para la organización, ya que hace que los sistemas de producción queden estancados y no puedan competir contra el resto de empresas.

Entusiastas

Los entusiastas abrazan las novedades tecnológicas y se muestran totalmente dispuestos a incluirlas en sus procesos de producción. Son absolutamente conscientes del cambio cultural que se está dando y tienen en cuenta la transformación digital en todas y cada una de sus estrategias. Pese a ello, tienen que luchar contra las limitaciones. Suele tratarse de organizaciones que no cuentan con una gran capacidad de innovación ni la suficiente experiencia como para sacar provecho de todos instrumentos para mejorar su productividad y su cuenta de resultados. Eso sí, se encuentran en el buen camino.

Expertos

Los entusiastas desean expertos, pero eso lleva tiempo. Pese a que la transformación digital de las compañías es un viaje que no tiene un destino definitivo, los expertos disponen de tecnologías más avanzadas que la competencia y suelen ser los primeros en innovar a la hora de buscar nuevos productos y mercados. No tienen miedo a fallar: en caso de fracaso, seguirán intentándolo. Solo mirarán atrás para aprender de sus errores. Los expertos se diferencian de los entusiastas por tener herramientas de análisis avanzadas, capaces de predecir comportamientos y de hacer que los equipos sean más productivos y eficientes.