Es muy posibles que hayas oído hablar del ‘Internet de cosas’, también conocido como IoT. Se trata de un proceso mediante el cual podemos conectar prácticamente cualquier dispositivo a una red interna o internet. De esta forma, podemos hacer que esos dispositivos sean accesibles desde otros sistemas o aplicaciones, aparte de por otros usuarios. Según un estudio de Gartner, en 2020 habrá más de 20.000 millones de ‘cosas’ conectadas: desde el teléfono móvil hasta la cafetera, pasando incluso por el cepillo de dientes.

Imagina que todos estos dispositivos pudiesen comunicarse entre sí. Producirían infinidad de datos que podrían utilizarse para el análisis, la automatización y la optimización de todo tipo de procesos empresariales actuales y futuros. Ello haría que esos datos se convirtiesen probablemente en uno de los activos más valiosos de tu empresa.

Por ejemplo, existen cepillos de dientes que analizan cómo lavas la boca para ajustar las vibraciones y proporcionarte consejos orientados a optimizar esta tarea diaria. Increíble, ¿verdad? Pues a ver qué te parece esto: al analizar los datos con el tiempo, tu cepillo será capaz de predecir las caries o determinar tus visitas al dentista. Es como tener un odontólogo en casa. ¡Pero aún hay más! Podría ser posible tener un seguro de salud variable basado en lo bien que te cepillas los dientes o recibir pasta de dientes en casa cuando esté a punto de agotarse. ¡Las posibilidades son infinitas!

El IoT mejora la experiencia de usuario

El cepillo de dientes con conexión a internet es solo una pequeña muestra de cómo podemos utilizar el IoT para proporcionar una mejor experiencia al usuario, aumentar nuestra eficiencia, descubrir nuevos modelos de negocio y mantenernos en la vanguardia del sector.

Empresas como Uber, AirBnB y Netflix han irrumpido en sus mercados mediante la introducción de modelos que han sacudido la forma tradicional de hacer negocios. El IoT te permite hacer cosas desde una perspectiva innovadora.

De todas, es posible que te preguntes cómo puedes implementar IoT en tu negocio y transformar todos esos datos en tiempo y tiempo. No te preocupes, ¡vas por el buen camino! Aunque quizá deberías cuestionarte cómo podrías llegar a convertirte en uno de los nuevos disruptores del mercado. Echa un vistazo a tu alrededor. ¿Sabías que la mayoría de los hogares en los Países Bajos ahora tienen medidores de energía inteligente? Estás rodeado de ‘cosas’ que pueden ser utilizadas para transformar tu modelo de negocio.

Estamos dando los primeros pasos

La realidad es que estamos dando los primeros pasos en el campo del IoT. El futuro traerá consigo muchas más aplicaciones para otros tantos ámbitos más: salud y casas, ciudades y viajes inteligentes, entre otros muchos más. El IoT continuará dándonos más información y haciendo que nuestras vidas sean más fáciles y eficientes. ¿Quién no querría eso?

Además, esta tecnología se está convirtiendo en una parte fundamental de los negocios modernos. Lanzar ofertas personalizadas y comprender de manera individual a cada cliente serán factores fundamentales en el mundo de los negocios del mañana.

Ello acarreará un importante proceso de normalización. La estandarización llegará a todo tipo de sectores, como los del transporte y la seguridad, y hará que los precios del hardware disminuyan debido a su entrada en la economía a gran escala. El IoT ya no es algo que esté reservado en exclusiva a pilotos y departamentos de I+D, sino que está al alcance de todos los negocios.