Simplifica y agiliza el trabajo de los usuarios de tu empresa dándoles una plataforma para que se comuniquen y controla la seguridad de los dispositivos y las aplicaciones en todo momento. Y es que la forma en que la gente trabaja y se comunica ha cambiado radicalmente. Cada trabajador utiliza tres dispositivos de media entre teléfonos, tablets y equipos como pcs y portátiles. Además, los empleados usan aplicaciones de terceros no facilitadas por la organización y que escapan al control del departamento de TI; y los usuarios requieren y requerirán de más herramientas para trabajar y estar en contacto fuerza de la oficina, siempre de una manera segura.

Así se garantiza la seguridad, la movilidad y la comunicación

Cambiar entre aplicaciones, si no están conectadas entre sí, reduce la productividad. En cifras, se pierde aproximadamente el 40%. En cuestiones de seguridad, cada ciberataque tiene un coste medio de más de 20.000 dólares. Por todo ello, es fundamental tener en cuenta que el lugar de trabajo no solo se encuentra en la oficina. Es un evento, un cliente, un descanso, una tienda, un hogar.

Una oficina en la nube

Una opción que debemos ofrecer a nuestros trabajadores y clientes es disponer de una oficina en la nube que sea segura, móvil y ágil. Una manera de hacerlo es apostando por una plataforma que integre estas prestaciones y que nos permita trabajar de una forma más productiva, fácil y en equipo. A la hora de pensar en movilidad también tenemos que hacerlo en:

  • Acceso a archivos, emails y reuniones en cualquier momento y lugar.
  • Uso familiar y pensado para todos los dispositivos.
  • Amplio almacenamiento en la nube.
  • Creación y edición de documentos en tiempo real con compañeros de trabajo.

Flexibilidad para trabajar en la nube

La flexibilidad resulta fundamental cuando trabajamos en la nube. Por ello, es muy importante garantizar lo siguiente:

  • Seguridad y privacidad en documentos y comunicaciones.
  • Acceso a reuniones en diferentes ubicaciones a través de videoconferencias en HD.
  • Revisión, creación y cocreación de documentos de forma intuitiva.

Al disponer de una nueva oficina en un entorno más productivo de trabajo contaremos con sistemas de seguridad fiables, como la autenticación multifactor, un único login y actualizaciones diferidas. Además, tendremos espacio para colaborar con otros compañeros mediante herramientas de mensajería instantánea o correo electrónico, entre otras. Así, podremos crear grupos de trabajo con bandejas de entrada compartidas, calendarios, bibliotecas de documentos, webs y feeds de todo tipo.

Todo ello, con seguridad. Tendremos que proteger los documentos que compartimos y asegurarnos de poder bloquear cualquier transmisión de información o documentación sensible sobre nuestra empresa.

Seguridad derivada de la movilidad

La seguridad también plantea una serie de retos cuando la vinculamos a la movilidad, ya sea en servicios cloud, dispositivos móviles o en gestión de datos.

Retos en servicios online/cloud

Los retos de los servicios online/cloud van encaminado a conseguir utilizar de manera simultánea las identidades privadas y corporativas, se llamen como se llamen (Dropbox, LinkedIn o WhatsApp), además de contar con empleados que manejan numerosas contraseñas sin saber dónde las almacenan y que inician sesión desde diversos dispositivos y ubicaciones.

Retos en servicios móviles

Garantizar la seguridad de todos los dispositivos que utiliza a diario un empleado (móvil, tablet y ordenador), facilitar a los trabajadores el acceso a todas las aplicaciones corporativas y proteger los datos en los dispositivos robados o perdidos para evitar la fuga de información.

Retos en gestión de datos

Son dos los retos: garantizar el acceso a empleados existentes, entrantes o salientes; y compartir datos con compañeros de trabajo de manera segura desde cualquier lugar.

Una cuestión de protección

Tiempo atrás, los firewall o cortafuegos protegían las aplicaciones y dispositivos en la oficina, pero esto ya no sirve para las aplicaciones cloud. En la actualidad, son necesarias otras barreras que protejan de manera eficaz nuestros datos, tales como el control de acceso mediante la autenticación de identidades.

De hecho, el 95% de los ataques que vienen originados por suplantaciones de identidad tienen su origen en el robo o la pérdida de dispositivos móviles. Proteger las identidades de acceso es clave para garantizar la seguridad digital de nuestra empresa. Sobre todo, cuando nuestros empleados llegan a utilizar 10 veces más aplicaciones cloud de las que en realidad creen.

Algunos datos

  • El 23% de los destinatarios abren mensajes de phishing.
  • El 11% abre documentos adjuntos vulnerables para la seguridad.
  • El 53% de las compañías no tienen una política para la seguridad sobre BYOD, por el cual nuestros empleados pueden utilizar sus propios dispositivos en nuestras oficinas.
  • El 30% de los incidentes de seguridad a nivel interno implican a gente que por, por error, recibe información sensible de la compañía.
  • Una de cada dos de las empresas han sido víctimas de un ciberataque, con un coste medio de 20.752 dólares por cada uno. Los ataques se producían hasta ahora en pequeñas y medianas empresas, pero con el uso de dispositivos móviles todo tipo de empresas se han convertido en objetivo de este tipo de amenazas.
  • El 69% de las organizaciones descubren brechas de seguridad ante una auditoría sin ser conscientes de ello con anterioridad.
  • En 6 de cada diez casos, los atacantes son capaces de comprometer la seguridad de una organización en minutos. Las empresas emplean una media de 8.000 dólares tras un ataque.
  • Se tardan 205 días de media en detectar una intromisión.