La transformación digital está presente en todas las cosas. En tu trabajo, en tu hogar. Se trata de una nueva forma de afrontar los procesos del día a día, una tarea que está centrando los esfuerzos de la mayoría de las organizaciones. ¿El motivo? Representa una oportunidad para transformar y crear nuevos modelos de negocio y cultura. Las empresas saben que quien mejor se adapte al nuevo paradigma será el líder del mercado durante varias generaciones. Por eso, todo esfuerzo es poco.

Tanto han cambiado las cosas que numerosas empresas que antes estaban en la lista Fortune 500 han sido adquiridas o fusionadas por otras compañías. Incluso, algunas se han ido a la quiebra por culpa de no adaptarse a los cambios impuestos por la imparable transformación digital que lleva teniendo lugar desde principios del siglo XXI.

Los líderes digitales controlan el mercado

Las empresas que se están adaptando se están convirtiendo (si no lo han hecho ya) en líderes digitales. De hecho, según Constellation Research, estas compañías logran controlar entre el 40% y el 70% del mercado, alzándose con entre el 23% y el 57% de los beneficios. Esta cifra puede llegar incluso hasta el 77% si la competencia entre organizaciones es reducida.

Para mantenerse y mejorar es necesario adaptarse al cambio digital: hay que cuidar la atención postventa, adaptar modelos de suscripción y ahorrar tiempo a la gente. Son las tres premisas básicas para convertirse en un líder de la nueva generación digital.

Para conseguir llevar a cabo esta nueva estrategia es necesario apoyarse en cinco pilares sobre los que se ha ido sustentando el escenario digital desde la década de 1990 hasta nuestros días.

  • Telefonía móvil.
  • Social media.
  • Nube.
  • Big Data.
  • Comunicaciones unificadas.

La nube marca el camino

Hasta el momento, la tecnología que más impacto ha tenido en los modelos de negocio ha sido la nube y la democratización de su acceso. Gracias a ella, todo el mundo puede consultar información, almacenar datos y acceder a procesos de todo tipo en cualquier momento y desde cualquier lugar. Sin duda, estas opciones han supuesto la aparición de un importantísimo generador de nuevas oportunidades de negocio.

Ello ha evolucionado en diversas tecnologías que simplifican y agilizan los procesos de venta, transforman todo tipo de productos y aumentan la humanidad de todas las máquinas que permanecen conectadas a nuestra red. Hablamos de Internet de las Cosas, impresión 3D, realidad aumentada y virtual, robótica, inteligencia artificial y tecnología de cadena de bloques.

De cara al futuro, la inteligencia artificial marcará la diferencia entre los negocios exitosos y fracasados. Se servirá de la recopilación y el análisis de datos para predecir tendencias y ofrecer pautas de actuación que servirán para cumplir con los objetivos marcados.