El nuevo paradigma industrial, conocido como Industria 4.0 pretende, gracias a la digitalización y a la implementación de nuevas estrategias, mejorar la eficiencia a través de las tecnologías TI, favorecer la toma de decisiones y en consecuencia potenciar el rendimiento y la productividad general de nuestras empresas.

 

El sector industrial, ha ido evolucionando a lo largo de los años, apostando en cada época por la maquinaria más vanguardista que permitiera a las empresas optimizar sus procesos de producción con el objetivo de ser más eficientes. Con la llegada de la Industria 4.0, las empresas se han visto en la necesidad de renovarse y sumarse al reto de la transformación digital del XXI que exige cambios no sólo para ser más competitivos en un mercado cada vez más exigente sino para aprovechar la oportunidad de ganar posiciones y convertirse en una organización moderna y de referencia dentro de su sector, pero ¿cómo conseguirlo?

Conectividad: Factor clave en la Industria 4.0

Teniendo claro que los principales objetivos son optimizar los procesos productivos, cada vez más automatizados y alcanzar un mayor ahorro en el consumo de los recursos de las empresas, se hace fundamental que la innovación tecnológica en la industria actual se base en el desarrollo de dos factores fundamentales:

  • Monitorización digital
  • Mayor conectividad

Con estos dos elementos, se podrán vincular todas las operaciones de la empresa con el resto de áreas o departamentos y conseguir que los datos se transformen en información útil, precisa, estandarizada, eficiente y segura.

Pasos a tener en cuenta para una buena TD

La digitalización y la conectividad son los primeros pasos que nuestra organización debe afrontar para convertirse en una Industria Conectada 4.0. Pero antes de empezar a digitalizar nuestra empresa es importante pararse a pensar en los qué, cómo, dónde y por qué para diseñar una estrategia digital personalizada y global que nos garantice el éxito durante el proceso y nos permita llegar al objetivo que queremos alcanzar: mayor productividad y eficacia.

1 Análisis previo sobre las mejoras necesarias

Teniendo en cuenta que alcanzar una transformación digital exitosa no sólo consiste en implementar nuevas tecnologías sino también en acometer un cambio profundo en la cultura empresarial, se hace indispensable analizar previamente una serie de elementos:

  • Cómo funciona la organización
  • Identificar en qué áreas, procesos o funciones es necesario mejorar
  • Qué objetivos pretendo conseguir
  • Desde qué punto partir a la hora de digitalizar tu negocio
  • Qué habilitadores implementar para ser más competitivos (Big Data, Cloud, Data Analytics, IoT, Blockchain, realidad mixta, etc.)

Por tanto, debemos conocer lo que nos ofrece la tecnología y saber lo que nos permite hacer en nuestro negocio en cada momento. No todo tiene que ser objeto de transformación, ni hacerse a la vez. Es más fácil asumir el cambio si se hace poco a poco.

2. El cliente, principal protagonista

Al igual que la irrupción de las actuales tecnologías están cambiando el panorama industrial, el consumidor o cliente también está evolucionando y demandando cosas diferentes, por lo que colocar al cliente en el centro de nuestra estrategia es fundamental. El consumidor de hoy quiere obtener un producto o servicio más personalizado, con características concretas, a poder ser de forma inmediata y en el momento y lugar que él decida.

Para conseguir cumplir con dichas demandas primero, es importante entender y actuar en relación a la experiencia digital de nuestros clientes, saber qué hace y cómo lo hace. Una vez conocidos dichos datos, las acciones más recomendables a ejecutar serían:

  • Diseñar fábricas versátiles, más modulares y flexibles. Para adaptarse a pedidos a la carta, cubrir las necesidades de nuestros clientes y de paso garantizarles una experiencia única y extraordinaria que les invite a repetir.
  • Diseñar nuevos modelos de negocio. De esta manera nos permitirá llegar antes y mejor a nuestros clientes de hoy y del futuro.

3. Cultura empresarial menos jerarquizada

Otro de los cambios importantes tiene que ver con las estructuras organizativas y la forma de trabajar. Esta nueva era digital exige trabajar con modelos menos jerarquizados, donde las decisiones se tomen de manera más ágil y donde los empleados puedan desarrollar de forma plena toda su capacidad de innovación y creatividad.

Conclusión

Diseñar un buen plan estratégico, tener muy claro cuáles son nuestras necesidades, identificar qué y quiénes juegan un papel clave (empleados, directivos, clientes, proveedores) para alcanzar el éxito en dicho proceso en el proceso de TD, una buena comunicación digital para llegar a tus potenciales clientes e implementar habilitadores digitales con ayuda de una consultora tecnológica, como Izertis, con una amplia experiencia en este campo, son sólo algunos factores clave para conseguir que nuestra empresa recoja los frutos obtenidos como consecuencia de un impecable proceso de transformación digital.

 

comentarios
0