Que las TI son estrictamente un coste para el negocio es un lema que nos hemos ganado a pulso en el sector desde que la informática se convirtió en una herramienta de uso diario en todas las organizaciones.

Por lo general, la mayor parte del tiempo se emplea dando soporte tanto a la infraestructura como a los usuarios finales, además, es necesario llevar a cabo actualizaciones y proyectos de cambio.

 

Todo ello, consume la mayor parte de la jornada de los departamentos de TI y la dedicación necesaria para aportar valor añadido se diluye como un azucarillo en el café. Año a año, presupuesto tras presupuesto, el CEO de cualquier empresa exige al CIO que disminuya el coste o cuando menos lo optimice, una espiral infinita de la que parece no existir escapatoria alguna.

 

Sin embargo, en el extremo opuesto nos encontramos con que las empresas no dudan en invertir cualquier cantidad de dinero en todo aquello que les suponga una mejora en su productividad, o medios que permitan que su negocio aumente y mejoren sus beneficios.

La externalización de servicios: clave para mejorar la gestión del tiempo

Hoy en día cualquier sector no alberga ninguna duda de que las nuevas tecnologías conforman una herramienta indispensable para llevar a cabo su trabajo, pero los departamentos internos de TI deben centrarse en aportar valor añadido y no ser simplemente un apagafuegos.

El mayor reto, para conseguir esto último, al que se enfrenta un departamento de TI interno es disponer del tiempo suficiente para poder alinear sus objetivos con los del negocio. El día a día es el enemigo número uno de esta necesidad, pero hay un recurso que las empresas llevan aplicando años en distintas secciones, la externalización de servicios.

 

Es difícil encontrar una empresa que tenga personal interno dedicado a tareas repetitivas que no estén intrínsecamente ligadas a la empresa, como pueden ser la limpieza, o la seguridad de las instalaciones, o incluso a la elaboración de los recibos de nómina.

En un artículo de la sección de economía de ABC (1) (datado en 2016), se cita que 7 de cada 10 empresas creen que la contratación de servicios externos crecerá a corto plazo. Los servicios comúnmente externalizados son aquellos que no forman parte del “core” del negocio y las TI no suelen estar en este conjunto. Ahora bien, esto no quiere decir que los departamentos internos deban desaparecer, ni tampoco los CIOs, de hecho, un CIO debería formar parte del Comité de Dirección y contribuir con su visión tecnológica a la consecución de los objetivos de la organización.

Conclusión

Una solución a este problema es la contratación de un Centro de Servicios Gestionados como el que Izertis tiene dentro de su catálogo. Un servicio que cuenta con múltiples ventajas y que descarga al departamento interno de aquellas tareas que no aportan beneficios directos pero que, por otra parte, son imprescindibles para que la infraestructura tecnológica tenga un funcionamiento correcto. La especialización como rasgo identificativo principal y la aportación de sabiduría (que no solo conocimiento) son razones para contar con este tipo de ayuda externa.

 

 

Articulo escrito por:


 alberto-alvarez

 

________________________________________

 

Alberto Álvarez Álvarez

Director de Servicio en el área de Infraestructura y Sistemas en Izertis.

 Mi función principal es la de velar por un desarrollo de calidad en la prestación de los servicios a nuestros clientes.

 

linkedin.png

 

comentarios
0