A menudo se suele asociar DevOps con una metodología de desarrollo ágil, muchas veces, incluso llegando a confundir ambos términos.

DevOps se adapta estupendamente cuando se aplican metodologías Agile y es porque suele seguir un ciclo de vida iterativo con un enfoque incremental y evolutivo que le permite abrazar muchos de los valores que define el Manifiesto Ágil basado en:

  • Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas.
  • Software funcionando sobre documentación extensiva.
  • Colaboración con el cliente sobre negociación contractual.
  • Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan.

Objetivos fundamentales para desarrollar un proyecto DevOps

Los objetivos que se persiguen cuando un proyecto se desarrolla bajo el paraguas de DevOps pueden ayudar a conseguir la consecución de la implantación de los valores Agile, entre los que destacan los siguientes:

  • Faster time to market. Uno de los principales objetivos que se persigue cuando se aplica DevOps como forma de hacer las cosas es el de poder obtener publicaciones más rápidas con el fin de innovar más rápido, adaptarse mejor a los mercados cambiantes y ser más eficiente a la hora de impulsar los resultados comerciales.
  • Confianza. Garantizar la calidad de las actualizaciones de las aplicaciones y de los cambios de infraestructura resulta un factor fundamental para entregar de manera más segura y rápida una experiencia positiva a los usuarios finales.
  • Reducción de riesgos. La automatización y la consistencia ayudan a administrar sistemas complejos y cambiantes de manera eficiente y con un riesgo reducido. La razón es que a través de la automatización predecible y repetitiva, se consigue eliminar los procesos manuales propensos a errores.
  • Despliegues más sencillos. Al utilizar herramientas que permiten la automatización de los despliegues no es necesario disponer de grandes conocimientos técnicos, lo cual también pude entrar dentro del primer punto.
  • Feedback continuo. Se establecen las herramientas necesarias para facilitar la existencia de un flujo continuo de comunicación para que todos los stakeholders puedan aportar toda aquella información que pueda ser interesante relacionada con todo el proceso.

Cómo aplicar DevOps al desarrollo tradicional. ¿Es posible?

Una vez visto que DevOps se adapta como anillo al dedo cuando se trabaja con metodologías ágiles, la respuesta a la pregunta propuesta es un SÍ rotundo. La razón: las numerosas ventajas que ofrece cuando se aplican los principios, herramientas y cultura DevOps a desarrollos tradicionales, sobre todo, en aquellos casos en los que se siga un modelo en cascada. ¿Quieres saber cómo aplicarlas con éxito? Desde Izertis, te recomendamos seguir los siguientes pasos. ¡Toma nota!

  • Utilización de técnicas y metodologías de testing. Tienen gran protagonismo en la construcción de software ya que ayudan a probar con éxito y mejorar la eficiencia del desarrollo. Mediante la automatización de la ejecución de las pruebas, tanto unitarias como de integración, es posible asegurar la fiabilidad y por tanto aumentar la calidad del producto.
  • La integración continua (CI). Es una práctica que facilita la construcción correcta del software, logrando que el proceso de integración sea transparente para el usuario. Mediante compilaciones continuas se garantiza que el software subido al repositorio no disponga de errores de compilación. Mediante la ejecución de diferentes controles de calidad sobre el código, también es capaz de detectar de forma temprana posibles bugs o incidencias, permitiendo solucionarlos antes de que sea tarde.
  • La automatización de la infraestructura o “Infrastructure as code”. Permite automatizar la creación de la infraestructura necesaria para alojar el software desarrollado. Aporta como ventaja definir la infraestructura en base a unas plantillas reutilizables las cuales se aseguran de que el entorno creado está totalmente probado, asegurando de esta forma la garantía y confianza en este apartado. Otro punto a tener en cuenta es el de la reducción del tiempo empleado en tareas repetitivas, el cual se puede emplear en tareas que aporten mucho más valor.
  • El uso de buenas prácticas. Incluye actividades orientadas a reducir el número de problemas que puedan surgir durante el desarrollo. Entre las más destacables se pueden mencionar tres:

1. Comprobar la viabilidad de los cambios. Cada cambio que se realice debe poder ser probado de forma automatizada.

2. Trazabilidad de los cambios. Para ello, es necesario dejar un registro de todas las tareas o incidencias que se lleven a cabo en una herramienta, relacionar todos los cambios que se suben al repositorio de código con la tarea correspondiente, así como disponer de una relación de las tareas que se incluyen en cada versión.

3. Utilización de herramientas de monitorización y auditoría. De aquellas que permitan visualizar el comportamiento de las aplicaciones.

Todas estas técnicas es posible aplicarlas y, por tanto, conseguir las ventajas que proporcionan, independientemente de si nos encontramos ante un desarrollo ágil o tradicional.

Conclusión

Todas aquellas herramientas y prácticas que se puedan utilizar durante el desarrollo hacen que se obtengan las ventajas que proporcionan, por lo que aplicar la cultura DevOps es beneficioso independientemente de la metodología de proyecto que se esté utilizando.

En Izertis aplicamos los principios de DevOps con el fin de hacer que se incremente el valor y calidad del software que desarrollamos. Si tú también quieres que tu empresa cuente con un software más rápido y eficiente, no esperes más y consulta con nuestros técnicos especializados hoy mismo.

 

Articulo escrito por:


 

foto bio Rubén

________________________________________

 

Rubén Gavilán Fernández

Cloud & DevOps Architect

 

Como parte del equipo de arquitectura del software de Izertis, mi principal cometido es el de establecer las bases sobre cómo se deben construir los proyectos, así como garantizar que el software se desarrolle con la calidad que demandan nuestros clientes. Existen muchos factores que marcan el éxito, mi receta es sencilla: saber escuchar a todo el mundo, una buena metodología, mejor planificación y hacer las cosas con la mayor calidad posible.

 

linkedin.png

 

comentarios
0