La respuesta a dicha pregunta es un SÍ rotundo pero, ¿por qué? La fusión del Internet de las cosas (IoT), entendida como esa red mundial de dispositivos conectados en nuestros hogares, lugares de trabajo, automóviles y vehículos junto a los procesos de inteligencia artificial (IA) y de aprendizaje automático, forman hoy en día un matrimonio casi perfecto, que permite eliminar los problemas de la vida cotidiana y facilitar el día a día del complejo mundo de los negocios.

La inteligencia artificial, de hecho, ha estado presente desde hace años en muchas de nuestras actividades diarias ¿cómo ha sido esto posible? Las máquinas han estado implementando silenciosamente algoritmos con el objetivo de asegurar y facilitar nuestras vidas digitales lo máximo posible. Para conseguir dar forma a este potente binomio tecnológico, que parece más propio de la ciencia ficción y que sin embargo es cada vez más real, se ha trabajado intensamente en:

  • La conexión de medios de comunicación social, automóviles, servicios de salud, banca y finanzas e incluso infraestructuras a través del Internet de las cosas.
  • La Inteligencia Artificial ha sido la tecnología responsable de garantizar su buen funcionamiento.

¿Cómo está cambiando la IA y el IoT el mundo que nos rodea?

 

Cada vez es más habitual ver a nuestro alrededor tecnologías inteligentes que ayudan a simplificar trabajos cotidianos y rutinarios. Asistentes de voz virtuales para el hogar o alojados en nuestros dispositivos como es el caso de Alexa, Siri o Cortana, entre otros, son capaces de realizar aquellas tareas que les encomendamos mientras al mismo tiempo, aprenden sobre nosotros, para poder sugerirnos actividades que sean de nuestro agrado y nos hagan felices.

Sin embargo, estas no son las únicas tecnologías. A continuación, te mostramos algunas de las implementaciones relacionadas con la inteligencia Artificial y el Internet de las Cosas que ya existen y que seguirán perfeccionándose en el futuro:

  • Coches conectados. Google ha implementado la IA en coches conectados para predecir tanto el comportamiento de los peatones como el de otros vehículos.
  • Aspiradores inteligentes. IRoomba es también un buen ejemplo del uso diario de la IA. Las aspiradoras, de hecho, utilizan la inteligencia artificial para predecir y analizar superficies, trazar mapas, aprender y recordar el diseño de la casa.
  • Servicio Uber. A través de sus Laboratorios de Inteligencia Artificial, Uber está usando en la actualidad la IA para detectar si sus clientes están por ejemplo, en estado de embriaguez pero ¿cómo acceden a ese tipo de información? Pues a través de la forma en que los usuarios utilizan su Smartphone. De hecho, contabilizando sus errores tipográficos o analizando la velocidad de la persona al caminar pueden llegar a identificar en qué grado de intoxicación etílica se encuentran.
  • Sensores basados en IoT. Estas soluciones se emplean en líneas de producción con el fin de supervisar y predecir posibles problemas. Por ejemplo, en el sector de la atención sanitaria, ya se está utilizando la monitorización remota en pacientes, a través de dispositivos de alerta temprana para detectar posibles cambios en sus signos vitales y de esta manera evitar que peligre su vida.
  • Seguimiento de mercancías y vehículos. Los operadores de transporte y logística realizan un seguimiento de sus mercancías y vehículos mediante soluciones que les permiten aprender rutas o conocer la disponibilidad del personal, entre otras cosas.
  • Smart Cities. Ciudades enteras se están convirtiendo en espacios inteligentes gracias a aplicaciones y sistemas de cámaras basadas en IoT, alimentadas por Inteligencias artificiales que permiten, por ejemplo, contar vehículos y reconocer números de matrícula.
    Sin embargo, muchas empresas siguen sin aprovechar plenamente las oportunidades que ofrece la Inteligencia Artificial como, por ejemplo, la automatización de tareas, perdiendo con ello, una gran cantidad de mejoras que impulsarían el negocio hacia una empresa 4.0, además de generar ingresos adicionales.

¿Por qué necesitamos la Inteligencia Artificial?

¿Es realmente tan importante o necesaria la Inteligencia Artificial? Para responder a estas preguntas hemos de fijarnos en cómo ha ido aumentando el número de dispositivos, módulos y sensores que hay en funcionamiento a nuestro alrededor en los últimos años. Todos estos elementos conectados al IoT, generan a su vez, ingentes cantidades de datos que, tras analizarse, aportan gran información de interés para las empresas.

Entre algunos casos de uso podemos destacar el de los camiones inteligentes utilizados en Australia para el transporte de mercancías de minas. Se trata de vehículos autónomos equipados con unos 200 sensores cada uno. También la industria aeroespacial cuenta con sistemas de monitoreo, capaces de producir cientos de gigabytes de datos por hora. Por tanto, sin la IA sería imposible leer los datos de ambos sectores.

Otro sector en donde la implantación de la Inteligencia Artificial, vinculada a la automatización de tareas es y será una herramienta clave para garantizar su futuro es el industrial. Aunque en principio, requiera de una inversión inicial fuerte y en consecuencia tener que encarecer el precio final al cliente, es una tecnología que acabará reportando importantes beneficios, que se verán reflejados en una mayor simplificación y eficiencia de procesos y en una mayor satisfacción del usuario, ofreciéndole servicios interconectados mucho más sofisticados.

En la actualidad, no se puede obviar el hecho de que los clientes, se muestran cada vez más exigentes en cuanto a la calidad de producto o servicio que demandan y que además, cuentan hoy en día con más opciones que nunca a la hora de elegir. Por lo tanto, aquellas empresas que puedan utilizar y valerse de las ventajas que ofrece la IA tanto en procesamiento como en análisis de datos serán las que realmente lograrán diferenciarse de su competencia y convertirse en punta de lanza.

La IA y el aprendizaje automático

La inteligencia artificial es un término amplio que a veces se utiliza para abarcar diferentes tecnologías avanzadas. Una de ellas es el aprendizaje automático, factor que otorga a los ordenadores la capacidad de detectar patrones en los datos y aprender de ellos. En términos prácticos, la IA en el sector salud, podría ser desplegado en un dispositivo de monitoreo cardíaco para informar sobre los cambios en el estado de salud de un paciente. El aprendizaje automático puede ser utilizado, por tanto, como solución en los siguientes casos:

  • Hacer recomendaciones. Como las que hace por ejemplo, plataformas como Netflix y Spotify.
  • Detectar dificultades y problemas para reducir costes.
  • Descubrir patrones interesantes en los datos de los equipos. Un caso práctico sería referente a las empresas del sector del transporte marítimo, que utiliza sensores para correlacionar la información sobre el uso de combustible y la cantidad de energía utilizada por contenedores refrigerados a bordo y también para analizar datos con el objetivo de aislar problemas en las líneas de producción.

La importancia de la IA para detectar y eliminar anomalías

Para ofrecer mejores productos, las empresas buscan en tecnologías avanzadas como la Inteligencia Artificial una herramienta capaz de detectar y eliminar anomalías, amenazas de seguridad y errores con la finalidad de acortar las interrupciones de mantenimiento, evitar pirateos y robos o para identificar posibles fallos antes de que estos aparezcan.

La detección de anomalías, basada en el aprendizaje de la máquina permite entre otras cosas: la identificación de problemas desconocidos, evitar posibles amenazas de seguridad y que los proveedores de servicios eliminen dichas anomalías para prevenir otras futuras de forma proactiva. Por tanto, la IA puede llegar a ser muy efectiva a la hora de:

  • Detectar un inusual pico de actividad de un dispositivo.
  • Descubrir cambios inesperados en el comportamiento de los dispositivos.

Conclusión

Las soluciones basadas en la inteligencia artificial aplicadas a las plataformas IoT tienen la capacidad de revolucionar nuestra forma de trabajar, de hacer negocios y de vivir. Son el futuro y se estima que a partir del año 2022 más del 80% de los proyectos empresariales que estén relacionados con el Internet de las Cosas incluirán componentes de IA.

Así que no te quedes atrás y pasa a la acción. ¿Estás pensando en ofrecer nuevos servicios y operar de forma más eficiente, beneficiándote del enorme potencial que tiene la IA en el IoT? No dudes en ponerte en contacto con Izertis. Nuestros expertos buscarán la mejor solución adaptada a tu modelo de negocio.

 

 

Texto basado en fuente original de: Comarch

Nuevo llamado a la acción
comentarios
0