La Industria 4.0 está de moda, pero en este caso no es una moda superficial y prescindible, es una moda necesaria y que, si sabemos aplicarla, puede dar muy buenos resultados a nuestras empresas. La aplicación de tecnología con sentido y estratégicamente adecuada, puede suponer un salto de calidad y de rentabilidad como sólo la Primera Revolución Industrial supuso.
La introducción de esta tecnología en las empresas, es una mezcla de robótica, digitalización y gestión masiva e inteligente de la información. Pero esta implantación no se puede hacer de manera descontrolada, sino que debe tener un motivo y una planificación estratégica de implantación que nos permita obtener los resultados apropiados. Hay básicamente tres razones por las que una empresa debe apostar por la Industria 4.0.

1. Mejora de procesos

Es importante conocer adecuadamente nuestra cadena de valor y cómo debemos materializarla con el objetivo de ver en qué áreas enfocarnos para ser más eficaces. La mejora de nuestros procesos, bien cambiando el modelo o siendo más eficientes, reporta sin duda un retorno interesante para nuestras empresas, que quedará reflejado no sólo en la mejora de costes, sino también en la eficacia y rapidez de respuesta al cliente.
Con el modelo de Industria 4.0, lo que hacemos es introducir el conocimiento inmediato y masivo en todos nuestros procesos, creando métodos auto-eficientes y en estado de mejora continua.

2. Mejora de experiencias del cliente

Pero todo lo dicho hasta ahora no parece tener sentido si las empresas no somos capaces de mejorar las experiencias de nuestro cliente y las relaciones directas que mantenemos con él. De ahí, que sea esencial enfocar todo nuestro esfuerzo en optimizar las fases de pedido, reparto, reclamaciones o incluso nuestra forma de conocer mejor al cliente que queremos satisfacer con nuestros productos o servicios.

Si nuestro punto de partida se centra en apostar por la Industria 4.0 es porque deseamos potenciar la experiencia de nuestros clientes. Por tanto, aumentar nuestra capacidad para mejorar el volumen y la calidad de nuestra información sobre ellos es un factor clave para construir esa respuesta, que logre que su experiencia con nosotros sea magnífica.

3. Mejora de producto

Otra vía de entrada importantísima, y que es clave para conseguir ampliar el posicionamiento de nuestra empresa y a la vez ser relevantes en el mercado es, mejorando nuestros productos o servicios y también nuestra capacidad para ofrecer soluciones sobresalientes que se adecúen a los problemas de nuestros clientes. Y en este punto, no debemos quedarnos sólo en entregar un producto o servicio estándar, sino que debemos enriquecerlos, yendo más allá de lo obvio y pensando siempre en lo que desea nuestro cliente, aplicando para ello toda nuestra tecnología y conocimiento.

En resumen, mejorar los procesos, la experiencia del cliente y el producto no son sólo tres vías de entrada que se complementan unas a otras, sino que también forman parte de las herramientas propias de una empresa que pretende cumplir con uno de sus objetivos principales: ser relevantes para las personas.

 

Articulo escrito por:


 

Juan Sobejano Izertis.png

________________________________________

 

Juan Sobejano

Experto en Innovación

 

Me dedico al diseño de metodologías de innovación que permitan alinear los procesos de transformación digital e industria 4.0 con la estrategia y objetivos de negocio de nuestros clientes.

 

linkedin.png

 

Nuevo llamado a la acción
comentarios
0