Desde que el término Blockchain irrumpiera en nuestras vidas, formando parte de ese conjunto de tecnologías disruptivas que prometen ser clave para revolucionar y cambiar el futuro de nuestra Industria, dirigiéndola hacia una Industria 4.0, provista de fábricas inteligentes y conectadas digitalmente para realizar procesos más autónomos, eficaces, rápidos y seguros sin necesidad de un tercero que controle las operaciones, la ilusión se ha instalado en todos y cada uno de los sectores.

 

La alegría con la que se está recibiendo a la cadena de bloques en el sector industrial, no es para menos porque el impacto que va a suponer esta tecnología, conocida ya como el “nuevo internet”, no sólo modificará y mejorará nuestra forma de trabajar en las empresas sino también nuestra forma de consumir productos. Es cierto que en la actualidad la Industria 4.0 y la cadena de bloques están todavía en pañales dando los primeros pasos.

Sin embargo, son muchos los usos que se le puede dar a la tecnología de bloques. De hecho, el sector financiero y asegurador han sido los primeros en aplicarla para agilizar algunos procesos: firma de contratos inteligentes, transacciones económicas seguras e inquebrantables o para garantizar la trazabilidad en la cadena de suministro. Pero ¿cuál será el alcance real de esta tecnología? ¿qué es lo que puede llegar a hacer y en que nos va a ayudar en el futuro? En las siguientes líneas, te desvelaremos algunas de estas cuestiones.

 

El futuro de las fábricas inteligentes

Seguramente ya habrás escuchado un millón de veces que la tecnología de cadena de bloques se caracteriza por ser descentralizada, segura, transparente, confiable e incorruptible y esto es así porque, por un lado, permite intercambiar información digital protegida criptográficamente entre miembros de una plataforma y, por otro lado, cada operación, cada movimiento, cada dato queda registrado sin poder ser modificado ni borrado, sin el permiso previo de todos los participantes de la red.

Pero una vez conocida la teoría, lo que de verdad nos interesa saber es ¿qué puede hacer realmente esta tecnología?, ¿qué la hace tan especial y diferente a otras?, ¿qué aportará a las fábricas inteligentes de la Industria 4.0?

 

  • Dará lugar a nuevos modelos de negocio. Gracias a que se trata de un sistema que garantiza intercambios de datos seguros, transparentes y fiables se podrán crear empresas basadas en resolver necesidades impulsando plataformas basadas en la economía colaborativa y en modelos peer to peer.
  • Conseguirá máquinas más autónomas. Serán capaces de autogestionarse, negociar entre ellas, llegar a acuerdos, coordinar con proveedores y clientes la logística de entrega del producto, tomar decisiones sobre el suministro de materias primas, hacer pedidos y pagos de forma automática, siempre y cuando, se den las condicionas establecidas previamente en el Smart Contract (contrato inteligente). También cuidarán del mantenimiento y en caso de avería, se encargarán de avisar al técnico.
  • Automatizará procesos productivos. Blockchain automatizará muchos procesos de la cadena de producción, que a día de hoy se hacen de forma manual. Por ejemplo, se podrán fabricar pequeños lotes de productos más inteligentes y personalizados a precios muy competitivos y también grandes lotes o de fabricación masiva. De esta manera se minimizan costes.
  • Garantizará la trazabilidad total de un producto. Es uno de los usos relacionados con la tecnología de bloques en los que más se está avanzando, sobre todo en el de la automoción, el aeronáutico y también en el alimentario. Permite conocer cada uno de los movimientos del producto, desde su origen hasta que llega al consumidor final. Un buen ejemplo es la aplicación de la Blockchain en la trazabilidad del atún.
  • Facilitará los micropagos. Desde el punto de vista financiero, la tecnología de la cadena de bloques permitirá en un futuro que las empresas se conviertan en su propio banco, es decir que, por un lado, los pagos puedan hacerse con una moneda virtual creada por la organización a un valor fijo y, por otro lado, realizar micropagos sin comisión alguna.

Conclusión

A largo plazo, la tecnología Blockchain será clave para el impulso de la Industria 4.0. y mejorará la eficiencia y seguridad en todos los sectores, tanto en el público (facilitando y garantizando los procesos en los registros de votos en elecciones, permisos, propiedades, gestión de becas etc) como en el privado sobre todo en telecomunicaciones, energía, consumo, automoción etc. Se trata por tanto de una tecnología habilitadora fundamental, que combinada con otras, como el Internet de las cosas, Data Science o la Inteligencia artificial tendrá mucho que aportar en la Industria del futuro. Tiempo al tiempo. 

Nuevo llamado a la acción
comentarios
0