Realidad, virtual, realidad aumentada son tecnologías de las que hemos oído hablar miles de veces y que con el paso del tiempo van evolucionando y mejorando hacia otras realidades, añadiendo, por tanto, términos nuevos con los que también nos vamos familiarizando día a día. La Realidad Mixta es un claro ejemplo de ello. Pero ¿en qué se diferencia de las demás realidades?.


Realidad ¿Mixta?

El concepto de Realidad Mixta hace referencia al conjunto de tecnologías concebidas con el objetivo de hacer indistinguibles las fronteras entre el usuario, su entorno y la información que intercambian. La Realidad Mixta integra elementos virtuales (hologramas) de tal forma que el usuario los perciba perfectamente contextualizados en el entorno real, gracias a una apariencia y comportamiento análogos al de cualquier elemento físico.

Realidades paralelas

Atendiendo al modo en el que se presenta el contenido virtual, resulta más sencillo comprender a qué clase de realidad nos referimos.

  • Realidad Virtual (VR). El usuario se encuentra ante un entorno generado digitalmente. La experiencia es 100% inmersiva. 
  • Realidad Aumentada (AR). Los contenidos generados se superponen directamente sobre el entorno real. Esta mezcla digital-real se realiza sin que exista una conexión real entre ambos entornos, por lo que la contextualización es limitada.
  • Realidad Mixta (MR). Y en este punto es donde la Realidad Mixta aporta su valor añadido a la Aumentada. Gracias a una percepción detallada del entorno real, los elementos virtuales adoptan un aspecto y comportamiento realistas, llegando a ofrecer al usuario la posibilidad de interactuar con ellos como lo haría con cualquier objeto presente en su espacio.
  • Realidad Extendida (XR). Es el término que agrupa a todas las realidades anteriores citadas.

imagen-Realidad Mixta-david-cabanerosImágenes del libro Designing for Mixed Reality de Kharis O'Connell

 

Dispositivos

Una vez ubicadas cada una de las realidades a las que hacemos referencia en este artículo, es buena idea conocer los diferentes tipos de dispositivos que nos proporcionarán las capacidades necesarias en función del tipo de solución que pretendamos abordar:

  • HMD (head-mounted display) inmersivos. Se encuentran en esta categoría los conocidos como cascos de realidad virtual. Con ellos, el usuario es trasladado a un entorno virtual, dejando de percibir el mundo que le rodea. Ejemplos de este tipo son los HTC Vive o Oculus Rift.
  • Smartphones, tablets y gafas inteligentes. Estos dispositivos son capaces de recoger una imagen del entorno real y superponer elementos generados directamente sobre ella. Frameworks como ARKit o ARCore, de Apple y Google respectivamente, implementan funcionalidades que permiten desarrollar aplicaciones AR para estas plataformas.
  • Headsets para Realidad Mixta. Se diferencian de los anteriores en su capacidad para percibir el entorno que les rodea mediante la fusión de un conjunto de sensores complejo, con un procesamiento de datos embebido y de alto rendimiento. Las HoloLens de Microsoft son el ejemplo más representativo, aunque existen alternativas recientes de fabricantes como Meta o DAQRI.

La apuesta de nuevos fabricantes e innovación de los ya afianzados está abriendo en la actualidad la puerta a nuevas aplicaciones que requieran de un dispositivo adaptado a las necesidades. Factores tales como el tipo y número de sensores, conectividad, autonomía, certificaciones industriales y por supuesto, su coste unitario, resultan clave a la hora de seleccionar el dispositivo óptimo para resolver cualquier problemática mediante Realidad Mixta.

Aplicaciones

Gracias a las posibilidades que brinda la tecnología, el espectro de aplicación abarca numerosos sectores. Existen algunos de ellos, principalmente relacionados con la sanidad, educación y arquitectura, en los que la adopción de la tecnología cuenta con cierto recorrido a fecha de hoy. Sin embargo, la exploración de apuestas innovadoras en la industria está sirviendo en la actualidad como catalizador de aplicaciones para logística, manufactura, servicios o defensa, en las que las soluciones basadas en Realidad Mixta se convertirán en una herramienta de producción afianzada a corto plazo.

Realidad Mixta en Izertis

La adopción de habilitadores tecnológicos como la Realidad Mixta pueden suponer un salto evolutivo en el proceso de transformación digital de las empresas. Conocer y explorar las posibilidades de esta tecnología de la mano de expertos resulta crucial no solo para llevar a cabo su implantación, sino para hacerlo con éxito.

Articulo escrito por:


 

 Foto-David-Cabaneros

________________________________________

 

David Cabañeros Blanco

Responsable de Visión Artificial y Realidad Mixta en Izertis.

 

Dentro del equipo de DX e Innovación de Izertis, me encargo del estudio y aplicación de las tecnologías de Visión Artificial y Realidad Mixta en el proceso de Transformación Digital de las empresas, analizando sus procesos de negocio para proponer y ejecutar propuestas innovadoras.

 

linkedin.png

 

Transformación digital
comentarios
0